Causas, síntomas y características del acoso laboral. Consecuencias.

Patricia Báez

Info@vacantesmundiales.com


Tu salud mental, laboral, son tan importantes, que cuando te encuentras eenmobbing sólo buscas cambiarde trabajo y no tratar lo que por años dañará futuro

Profesional, una consecuencia es cambiando de trabajo en trabajo negar la situación pero cada vez que observas una situación parecida ya quieres cambiar!


El mobbing es el acoso laboral por parte de jefes o compañeros de trabajo.

No solo puede desembocar en pérdida del trabajo, sino también en serio daño psicológico de la víctima


Qué es?

El acoso laboral o el acoso moral en el trabajo, también conocido como mobbing, es la situación en la que un trabajador o grupo de trabajadores realizan una serie de acciones violentas psicológicas de forma sistemática (al menos una vez a la semana) durante un tiempo determinado (más de seis meses), sobre una persona en el lugar de trabajo. El acoso laboral puede aparecer en cualquier momento, afecta por igual a hombres y mujeres y no entiende de jerarquías laborales.

Causas El mobbing es una forma de estrés laboral que se caracteriza porque no ocurre por causas relacionadas directamente con el desempeño del trabajo o con su organización. Tiene su origen en las relaciones entre las personas que se generan entre las personas. Algunas de las variables que pueden originar el acoso son: La organización del trabajo A la víctima del mobbing se le empiezan a atribuir tareas para que realice mal su trabajo. Esto se consigue cuando, por un lado, se le atribuyen cometidos que tienen una sobrecarga cuantitativa. Es decir, el trabajador tendrá mucha demanda de trabajo pero poco control sobre él. Por otro lado, tendrá un déficit cualitativo, se verá obligado a realizar un trabajo que se caracteriza por ser aburrido, inútil y repetitivo. Todo esto origina un estrés que puede ser el caldo de cultivo idóneo para que empiecen a aparecer conflictos y culmine en un tipo de maltrato psicológico y mobbing. La dirección Los jefes autoritarios, aquellos que buscan optimizar y tener los mejores resultados pero, sin tener en cuenta el factor humano pueden causar también conflictos que desemboquen finalmente en acoso laboral. Las tareas Cuando una persona realiza siempre las mismas tareas, la monotonía y la repetición constante puede provocar malestar y conflictos entre los miembros del equipo. Si el trabajo no supone un reto para el empleado o no le permita crecer a nivel laboral o personal pueden acabar causando presión, frustración que en muchas ocasiones deriva en que ese trabajador canalice su malestar con alguna forma de acoso hacia otro trabajador.

Evalúa tus síntomas Síntomas Existen muchos indicadores que pueden ayudar a identificar si un trabajador está sufriendo algún tipo de acoso moral: Dificultades en la comunicación Una de las conductas que pueden causar moobing son aquellas que limitan la comunicación del trabajador: a éste no se le da toda la información que debería tener y, por tanto, el acoso va encaminado a disminuir las oportunidades de la víctima para comunicarse adecuadamente con el resto del equipo. Para conseguirlo, el jefe o el acosador impedirán que la víctima pueda comunicarse. Éste se verá continuamente interrumpido mientras habla y no podrá expresarse. Además, los compañeros podrán gritar, chillar e injuriar a la víctima en voz alta. Criticarán su vida privada y los trabajos que realizan. En ocasiones le amenazarán verbalmente, por escrito o telefónicamente. Por último, ignorarán su presencia, se dirigirán a otras personas como si él o ella no existiera y se rechazará el contacto con la víctima. Aislamiento social Los trabajadores pueden realizar una serie de acciones para evitar que el trabajador tenga la posibilidad de mantener contactos sociales y propiciar el mobbing. Las más frecuentes son no hablar con él ni permitir que se dirija directamente al jefe o a un compañero o que los compañeros le hablen. Ubicarle en un sitio en el que estará aislado, etc. Desprestigio ante el resto de trabajadores El acoso laboral también puede aparecer ante actividades que tienen el objetivo de desacreditar la reputación laboral o personal. Para conseguirlo el agresor maldecirá, calumniará, inventará rumores, cotilleos o enfermedades de la víctima. También lo ridiculizará mediante la imitación de gestos, posturas o de su voz, se burlará de su vida privada, de su nacionalidad, de sus orígenes o intentará llevarlo al extremo, incluso atribuyéndole enfermedades mentales. Se le podrá obligar a realizar trabajos humillantes, se le monitorizará y registrará su actividad con malas intenciones y se cuestionará o contestarán las decisiones que toma la víctima. Por último, también pueden darse casos de acoso sexual con gestos y proposiciones. Desprestigio laboral Los acosadores también pueden realizar acciones y actividades de acoso que pretendan reducir la ocupación de la víctima y su empleabilidad al desprestigiarle laboralmente. Para conseguirlo el responsable no le asignará ningún trabajo, se le asignan quehaceres inútiles o absurdos, inferiores a su capacidad o competencias profesionales o, por el contrario, le imponen tareas que exigen tener más experiencia y conocimientos a sus competencias. Salud física o psíquica


Por último, los jefes o compañeros pueden comprometer la salud de la víctima obligándolo a realizar trabajos peligrosos o nocivos para la salud. Si la situación empeora, pueden amenazarle físicamente, agredirlo, ocasionar desperfectos en su puesto de trabajo o incluso atacarlo sexualmente. Todo esto puede derivar en que el trabajador tenga depresión o ansiedad. A la víctima del mobbing se le atribuyen tareas para que realice mal su trabajo y desacreditarlo.

Prevención Ante el incremento de los casos de mobbing, la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo ha elaborado una serie de indicaciones para prevenir el acoso laboral, mejorar la vida laboral y evitar que la víctima acabe en un entorno de trabajo destructivo. Estas recomendaciones son:

  • Aumentar la información sobre los objetivos del trabajo.

  • Ofrecer a cada empleado la posibilidad de elegir cómo puede realizar sus tareas.

  • Reducir el volumen de trabajos repetitivos y monótonos.

  • Evitar especificaciones poco claras de funciones y tareas.

  • Desarrollar el estilo democrático de dirección.


Tipos Existen tres tipos de mobbing: Mobbing ascendente Este tipo se produce cuando dos o más personas realizan diferentes acciones sobre una persona de mayor rango jerárquico en la organización. Este casos suele producirse cuando se incorpora a la empresa una persona nueva con un rango superior y los métodos de trabajo que utiliza no son aceptados por el resto del personal. También suele ocurrir cuando se asciende a un trabajador a un puesto de responsabilidad y el resto de trabajadores no está de acuerdo con esa situación. Mobbing horizontal Este tipo de acoso se produce entre compañeros que tienen el mismo nivel jerárquico en la empresa. Así, un grupo de trabajadores actúan como si fueran un único individuo con la finalidad de alcanzar el mismo objetivo. Mobbing descendente Es el tipo más habitual. Una persona tiene el poder sobre otra y lo ejerce mediante desprecios, falsas acusaciones, insultos que quieren minar psicológicamente a la víctima.

Diagnóstico Establecer la existencia de un caso de mobbing es crucial para tratar cuanto antes al trabajador e impedir que los efectos del acoso tengan demasiadas consecuencias graves. Para identificar los casos, las empresas están obligadas a incluir el acoso dentro de la evaluación de riesgos. De esta manera se podrá prevenir y hacer los cambios oportunos en los sistemas de trabajo y en las relaciones laborales entre los empleados.

Tratamientos Al igual que en el bullying, el tratamiento dependerá de cada caso y requerirá el estudio individual del paciente y un abordaje conjunto de diferentes especialistas.

Otros datos Consecuencias del mobbing Las consecuencias del acoso laboral pueden afectar a varios ámbitos:

  • Trabajador: A nivel psicológico el principal síntoma que puede tener es ansiedad en el trabajo que posteriormente se trasladará a otros ámbitos de su vida. Además, constantemente tendrá sentimientos de fracaso, frustración, apatía y baja autoestima. También tendrán problemas para concentrarse y llegar incluso a tener depresión.

Las víctimas pueden llegar a ser muy susceptibles y sensibles a las críticas, así como desconfiados con el resto de personas que les rodean. Es probable que adquiera conductas que propicien el aislamiento, la agresividad y los sentimientos de ira y rencor.

  • El trabajo: En primer lugar, el rendimiento de los trabajadores decrecerá. La comunicación y la colaboración en equipo se verá perjudicada y derivará en el descenso de la cantidad y la calidad de los trabajos desarrollados por la persona afectada.

En segundo lugar, el absentismo laboral aumentará y el trabajador intentará cambiar de trabajo cuanto antes. Por otro lado, el clima laboral también se verá afectado y aumentarán los posibles accidentes en el trabajo por negligencias, accidentes voluntarios o descuidos.

  • Entorno social y familiar: La víctima estará amargada, sin ganas de hacer nada y desmotivada por lo que también repercutirá en las relaciones que mantenga en su vida privada.


Si deseas tratarlo

Psicóloga

Patricia Báez

Clínica

87 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo